Salud cardiovascular: Guía Sencilla para protegerla y conservarla

Salud cardiovascular: Guía Sencilla para protegerla y conservarla

Es un hecho que los estilos de vida modernos están poniendo en riesgo la salud cardiovascular de las personas (Troncoso-Pantoja et al., 2020). El sedentarismo y el estrés constante son algunos de los factores de riesgo a los que las personas están expuestas (Troncoso-Pantoja et al., 2020).

De hecho, la enfermedad isquémica cardiaca, el accidente cerebrovascular y la enfermedad hipertensiva ocupan respectivamente los puestos 1°, 3° y 9° dentro de las diez principales causas de mortalidad en Colombia, según datos del Ministerio de Salud (2020).

Además, se estima que el 56 % de los colombianos entre los 18 y 64 años presenta sobrepeso (El Tiempo, 2019). Esta condición suele estar asociada a una vida sedentaria y, en conjunto, representan dos de los factores de riesgo más importantes para desarrollar enfermedades cardiovasculares (Ramírez, 2012).

La pregunta es, entonces, ¿cómo proteger el corazón, el cerebro y la salud en general, con medidas cotidianas y accesibles a todos? Enseguida te contaremos 4 factores claves e imprescindibles para lograrlo.

Buena parte de la salud cardiovascular depende de la actividad física regular. Aunque no hay consenso pleno, casi todos los científicos indican que una vida sedentaria es aquella en la cual se gasta menos del 10 % de la energía diaria en ejercicio físico (Romero, 2009).

¿A qué equivale esto? Más o menos a 30 minutos de una caminata a paso rápido. O a 20 minutos de un ejercicio más exigente. Recuerda que no debes cambiar tus hábitos de ejercicio abruptamente sin consultar primero con el médico, ya que puede ser riesgoso (Romero, 2009).

Guía para cuidar la salud cardiovascular

2. La nutrición: un factor clave en la salud cardiovascular

También, parte de las enfermedades del sistema circulatorio surgen o se agravan por una mala nutrición (Bellows et al., s.f.). Ningún alimento es “malo” por sí mismo; lo malo es el consumo excesivo y el desbalance nutricional (Bellows et al., s.f.).

Dicho esto, existen alimentos que debes consumir con moderación. Los siguientes son algunos de ellos (ICBF y FAO, 2018):

  • Alimentos y bebidas con azúcar agregado. En particular, alimentos preenvasados, bebidas procesadas como gaseosas, jugos artificiales y productos de paquete.
  • Comidas rápidas y golosinas en general.
  • Alimentos con alto contenido de sal. Hay que revisar bien las etiquetas de los alimentos empaquetados para verificar su contenido en sodio.

3. Los alimentos que contribuyen a tu bienestar cardiovascular.

Así como hay alimentos que debes consumir con moderación, también hay otros cuyo consumo conviene incrementar en la dieta diaria. Por ejemplo (Delgado, 2017):

  • Antioxidantes: puedes encontrarlos en frutas como arándanos, uvas, manzanas y en bebidas como el café, té negro, té verde y té matcha.
  • Fitonutrientes: son nutrientes que se encuentran únicamente en las plantas. Por eso es recomendable aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Esteres: los ésteres de esterol pueden contribuir a reducir los niveles de colesterol LDL (Palacio y Trespalacios, 2012). Puedes encontrarlos en el aceite de linaza de Vidalia y en Vidalia Vital Oil™.
  • Fibra: presente en frutas, verduras y cereales integrales, como la panadería de Vidalia®.

4. El estrés, enemigo de la salud cardiovascular

El estrés es uno de los factores que más deteriora la salud del corazón. También favorece las defensas bajas y, por lo tanto, facilita las infecciones o contagio (Kareaga, 2002). La mejor manera de gestionarlo es a través de técnicas de relajación (Kareaga, 2002).

Por último, un amplio estudio llamado INTERHEART, elaborado con más de 15.000 pacientes, demostró que estos hábitos pueden ayudar a reducir hasta en un 90 % el riesgo de sufrir enfermedades del sistema circulatorio (Rondanelli, 2014).

Así que anímate y sé constante para crear nuevos hábitos que no solo cuiden tu salud cardiovascular, sino que ayuden a mejorar tu calidad de vida en general.

REFERENCIAS:

Este contenido puede interesarte



¿Listo para hacer preparaciones con Vidalia?